Muchas veces antes de tomar una decisión, debemos tener en nuestra mano toda la información y evitar quedarnos con las dudas. Si eres empresario, es probable que muchas veces hayas oído que contratar servicios de consultoría estratégica pueden ayudar a tu negocio. Pero, ¿Sabes que hace una consultoría estratégica? 

A día de hoy, cada vez es más común que una empresa o persona física reciba asesoría o dirección por parte de un consultor estratégico. 

Gracias al paso del tiempo nos hemos ido dando cuenta que contratar estos servicios puede brindarnos ayuda en aspectos tales como un nuevo punto de vista (a veces más objetivo) sobre nuestras estrategias o procedimientos, en ideas de desarrollo o en nuevas estrategias y tácticas más acordes con la actualidad.

A continuación, te informaremos sobre todo aquello que quieres saber sobre lo que hace una consultoría estratégica.

¿Qué es una consultoría estratégica?

Para saber qué hace una consultoría estratégica, lo primero de todo es aportar una breve definición que nos aclare.

Una consultoría es un servicio profesional que las empresas o profesionales con experiencia y conocimientos específicos prestan sobre áreas concretas para mejorar la rentabilidad y las competencias de las organizaciones que las contratan. 

Su posición como expertos, les permite ofrecer un asesoramiento de alta calidad y posicionarse como profesionales en áreas que igual la empresa no domina, o de las que simplemente quiere un nuevo punto de vista.

En una consultoría estratégica, un consultor se encarga de asesorar a la dirección general de la empresa en el desarrollo de su estrategia y de su modelo de negocio. Otra función que destaca de ellos, es que contribuyen a la implementación de las distintas tácticas, fomentando el crecimiento y la competitividad.

Todo esto en definitiva implica una serie de cambios y mejoras dentro de una empresa con la finalidad de optimizar su actividad. Para lograrlos es necesario gestionarla de forma organizada. Todo consultor, tiene como tarea principal exponer cuál es la solución a los problemas, además de llegar a ella a través de la forma más eficiente posible.

Ejemplos de consultoría estratégica

qué es una consultoría estratégica

Interna

Se caracteriza por estar formada por consultores miembros de la misma empresa que se centran en elaborar estrategias y proyectos para el adecuado funcionamiento de la compañía.

Una de sus ventajas más importantes reside en el conocimiento interno de la organización que poseen los miembros, por lo que conocen a la perfección los problemas y las fortalezas que existen.

Como desventaja, podemos señalar que estos consultores se encuentran limitados a la hora de realizar aportaciones o críticas, al contrario de lo que ocurriría con un agente externo, que no tendría ningún reparo en dar una visión más imparcial y objetiva. 

Externa

En cuanto a la consultoría estratégica externa, está integrada por miembros independientes dispuestos a brindar su servicio como asesores para la generación de una metodología que permita el desarrollo de la compañía que ha solicitado su apoyo.

También son una fuente de nuevas ideas, justo por lo mismo que hemos dicho que antes consultores internos no podrían. El estar alejados de la compañía, hacen posible la generación de estrategias innovadoras que, es muy probable, que no se hubieran tenido en cuenta previamente por el equipo interno.

Como conclusión, ambas consultorías estratégicas son buenas, pero esa diferencia que existe entre ellas hace que la externa acabe siendo la opción por la que más gente se decanta. Es la mejor opción puesto que aporta muchos beneficios adicionales que no puede conseguir una empresa por su cuenta. 

¿Por qué necesitas una consultoría estratégica?

 

consultoría estratégica

Una vez conocemos que hace una consultoría estratégica, es importante saber quién y porqué necesita de estos servicios. Puede ser que pienses que solo es cosa de grandes empresas, o de aquellas que se encuentran en una mala situación económica o en serios problemas, pero esto no es así.

Las empresas que requieren de estos servicios pueden necesitarlos debido a una gran cantidad de factores que, no necesariamente, son factores de crisis. Además, se recomienda que en ciertos periodos se contraten estos servicios para darle a la empresa una renovación y mejorar su posición competitiva en el mercado.

Se opta por esta alternativa para brindar soluciones óptimas sin tener que hacer gastos excesivos volviendo a dirigir sus estrategias de marketing.

Las empresas sólidas pueden recurrir a este tipo de prácticas porque, si bien su visión tiene una proyección de mínimo cinco años, los servicios de la consultoría se enfocarán a la actualización de las metas y de esta forma, lograrlas sin que exista duda alguna.

Su utilización es altamente aconsejable en épocas de cambio, pues muchas veces es en estos momentos cuando más se necesita el consejo externo de profesionales especializados, que nos ayuden a poner en marcha planes de acción reales y que nos aporten valor. 

En definitiva, cualquier decisión de la empresa que implique cambios drásticos y profundos será un desencadenante ideal para recurrir a ayuda externa.

Finalizando, todo el mundo tiene que saber que la consultoría estratégica se adaptará al ámbito del servicio profesional que lo contrate, sugiriendo la mejor estrategia posible, de manera realista y acorde a las posibilidades y recursos de los que se dispone.