93 / 100

Estamos en la época de la tecnología, de los avances informáticos, de los datos y del imparable ascenso de internet. Cuando hablamos de transformación digital rápidamente nos viene a la cabeza relacionarlo con herramientas tecnológicas, pero no es solo eso, es mucho más.

Las empresas viven en un constante clima de cambio y de adaptación. En esta vorágine que se ha convertido actualmente el día a día de las organizaciones y los métodos de promocionarse, poseer una buena estrategia de transformación digital es vital para mantener su competitividad y ser considerado una opción a tener en cuenta.

En este artículo vamos a hablar de los aspectos más importantes en que debe fijarse una empresa, así como los pasos para llevar a cabo una correcta implementación digital ¡Acompáñanos!

¿Qué es la transformación digital?

Como bien hemos mencionado, el término “transformación digital”, es más que el simple hecho de implantar nuevas tecnologías en tu organización.

Evidentemente, todo comienza con la irrupción de nuevas tecnologías, de nuevos medios para poder incorporar a cabo el proceso productivo u organizativo de las empresas, quienes a raíz de los avances en innovación se encuentran ante la posibilidad de incorporarlos a su actividad.

Es por ello que de la mano de su implantación vienen otros muchos factores: Cambio en la cultura empresarial, adquisición de aptitudes por parte del personal, posible reestructuración de la idea de negocio, procesos, estrategias, etc.

Esto tiene un objetivo claro, y es alcanzar con mayor facilidad los objetivos marcados por la empresa. En el mundo actual, los potenciales clientes se encuentran híper-conectados, las empresas buscan acoplarse a las necesidades del usuario digital y adaptarse a la nueva forma de comunicación.

A esto hay que sumar las facilidades que supone para la gestión y tratamiento de datos, o, dicho de otra manera, el avance que supone en cuanto a adquisición y utilización de grandes volúmenes de información.

Esto es clave, puesto que la utilización de los datos puede ser uno de los principales motivos de la empresa. Los clientes de repente importan, la experiencia de usuario de los mismos, sus gustos y necesidades pasan a ser el centro de los objetivos empresariales y no tanto el producto o el proceso.

Entendemos transformación digital como el proceso mediante el cual las empresas integran las nuevas tecnologías en el día a día de su actividad, creando una nueva cultura organizacional, y con el objetivo de mejorar sus procesos al aprovechar las herramientas e información que la aparición de las nuevas tecnologías pone a nuestra disposición, ofreciendo un nuevo valor añadido a sus clientes.

El impacto que puede llegar a tener la digitalización en el seno de una organización fue probado por el estudio “Keeping Score: Why Digital Transformation Matters”. En el venían recogidas estadísticas como:

  • Una media de aumento en los ingresos de los negocios del 39% tras su transformación digital
  • El 78% de los encuestados ha mejorado la experiencia que ofrecían a sus consumidores.

Pasos para una correcta transformación digital

Para que se lleve a cabo de manera satisfactoria el proceso de transformación digital, deben darse una serie de circunstancias que permitirán a la empresa un correcto acople en todos los ámbitos:

Transformación digital: Qué es, etapas a tener en cuenta y ventajas del proceso 1
La transformación digital es un proceso más complejo que la simple implantación de la tecnología

1 – Rediseño de la organización y formación de los trabajadores

En primer lugar, debemos tener claro que la cultura de la empresa debe cambiar. Las aptitudes de los trabajadores deberán evolucionar mediante la formación adecuada, así como su manera de afrontar el trabajo. Actitudes de innovación, de emprendimiento y el objetivo de situar siempre al cliente en el centro de nuestras acciones. Dentro de las habilidades que podrían ser requeridas podemos destacar:

  • Competencias digitales: conocimiento del mundo de internet, o de la interfaz o usabilidad de los programas requeridos.
  • Habilidades complementarias: Creatividad, autoaprendizaje, colaboración entre departamentos, orientación al cliente, mejora en la comunicación (con clientes, proveedores, compañeros, etc.).

Se debe estar preparado para acoplar todos y cada uno de los procesos tecnológicos de la mejor manera posible, atendiendo a las nuevas tareas definidas.

2 – Adquisición de las nuevas tecnologías

Este es un punto clave y totalmente lógico. Sin las herramientas necesarias no podremos llevar a cabo el proceso de transformación digital.

La empresa debe proceder a renovar los obsoletos o anticuados equipos que poseyera cambiándolos por los modelos adecuados, así como adquirir aquellas tecnologías que considere necesarias para una mayor eficiencia en el nuevo modelo de negocio.

3 – Cambio en las estrategias y apuestas por la innovación

El fin último de toda empresa es la venta, y para lograrlo hay que dar con la tecla de lo que busca la sociedad actual. En un mundo altamente oscilante, la innovación y no tener miedo al cambio es vital para que una organización se encuentre siempre en las cotas más altas de su mercado.

El miedo al cambio es una gran desventaja en el mundo actual. Los potenciales clientes actualmente están totalmente integrados con el mundo digital y con internet, donde buscan información, recogen referencias, contrastan productos y cada vez en una proporción mayor los adquieren de manera online.

No estar dentro de este mundo resulta una desventaja muy grande respecto a tus competidores que sí se encuentren ya inmersos, y puede provocar que las ventas en tu empresa cada vez sean menores, por lo que podemos decir que la transformación digital es prácticamente una obligación.

Por tanto, los empleados mismos (y por supuesto los directivos) deben estar al tanto de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías implantadas y aprovechar su potencial al máximo.

Las estrategias deben coordinar y estar integradas en todos los departamentos de la empresa haciendo participes a todos de la nueva cultura. Algunas de las estrategias más típicas e importantes que podríamos destacar son:

  • Gráficos de los ciclos de vida del cliente
  • Análisis de los datos obtenidos y actuar según los mismos
  • Subsanación de errores en el momento en que se producen
  • Automatizaciones de procesos
  • Implantaciones de CRM para la empresa
  • Sistemas de comunicación internos
  • Etc.

4 – Conseguir una gran experiencia digital para los clientes

Realiza acciones que proporcionen una experiencia digital a tus clientes que cope sus expectativas. Debemos proporcionarles los contenidos online esperados y de la forma adecuada.

Esto supondrá un punto clave de diferenciación respecto a tu competencia. Las técnicas de diseño centrado en el usuario (técnicas de marketing digital) pueden ayudar en esta tarea, donde mediante un proceso iterativo se van ajustando las webs a las necesidades y deseos de los usuarios.

En todo este proceso de transformación digital, debemos tener en la recámara como opción que alguien experto en digitalización pueda echarnos una mano en la definición de las estrategias marcadas, así como en su implantación.

Ventajas de la digitalización

La implementación de los cambios digitales en las distintas áreas de la empresa, redundará en una serie de beneficios que empezarán a notarse rápidamente, y otros muchos que tardarán algo más de tiempo.

Lo importante de ello es que para la gran mayoría de las empresas supone conseguir ventajas competitivas de consideración. Entre las muchas que hay vamos a destacar las siguientes:

  • Mayor eficiencia de los procesos que componen la actividad empresarial: Las distintas herramientas y aplicaciones tecnológicas, por su propia concepción, tienen la capacidad para optimizar y agilizar muchos de los procesos. Esto trae consigo un aumento de la productividad a raíz de una buena utilización de los recursos y herramientas disponibles.
Transformación digital: Qué es, etapas a tener en cuenta y ventajas del proceso 2
La eficiencia de los empleados y de las distintas actividades de la empresa aumentan con la transformación digital.
  • Implanta la cultura de innovación en la organización: Esto supone que se adquiere un pensamiento de renovación, de mejora constante en un clima de modernización, sin acostumbrarse a lo tradicional y que ayudará a estar siempre al tanto de las últimas tendencias.
  • Mejora la comunicación interna y fomenta el trabajo colaborativo: Las nuevas herramientas que trae la transformación digital, permiten una interconexión eficiente entre todos los estratos de la empresa, agilizando y facilitando la comunicación entre ellos. Mayor facilidad en la transmisión de información, claridad en la especificación de tareas, comunicación constante entre distintos niveles laborales, etc.
  • Surgen nuevas oportunidades de negocio: Gracias al análisis de datos y a las nuevas herramientas, se abre un abanico de oportunidades: nuevos modelos de negocio, nuevas formas de contacto con los clientes, nuevas plataformas de venta, nuevos mercados y públicos a alcanzar, etc.
  • Mejoría en la experiencia del cliente: La transformación digital se caracteriza por tener un entorno con infinidad de datos que pueden extraerse y analizarse. Estos datos son transformados en información y esta debe ser usada con buen criterio para cubrir las necesidades de la sociedad. El marketing ha cambiado, y los clientes deben encontrarse en el centro de todas las decisiones empresariales.
  • Mejora en las decisiones empresariales: La multitud de datos a los que se tiene acceso tras el proceso de transformación digital, aportan un extra de conocimiento a los encargados de tomar las decisiones en la organización. De esta manera pueden actuar de manera mucho más rápida ante los imprevistos o nuevas coyunturas, retocar las estrategias fallidas y, en general, decidir con una base de información mucho más sólida.
  • Minimización de riesgos: La automatización de muchas de las tareas provoca que se reduzcan los errores humanos, que son bastante más corrientes que los acaecidos por la tecnología.
  • Aparición del teletrabajo: Actualmente es posible que muchos de los trabajos del día a día sean desarrollados de manera telemática, evitando acudir expresamente al centro de trabajo y arrojando unos muy buenos resultados en cuanto a productividad.

La transformación digital es un hecho

Entendida como el fenómeno imparable en el que se ha convertido, resulta difícil de entender que ninguna empresa pueda llegar a desechar la posibilidad de llevar a cabo una transformación digital.

La actual pandemia de Covid-19 ha puesto de manifiesto más que nunca todas las ventajas y tendencias futuras que se están dando en el mundo actual, y que van a acrecentarse, con respecto a la digitalización y la adaptación de los modelos de negocio al nuevo orden mercantil.

En Walterman como expertos en marketing digital (parte indispensable del proceso), te aportamos toda la información necesaria para que tu negocio pueda triunfar en el mundo actual, con artículos de interés de muchos de los temas más interesantes y actuales de este sector.

Nuestro último consejo ¡Haz entrar a tu compañía en el mundo digital! Evoluciona, desarróllate como empresa y alcanza nuevas cuotas que antes no tenías en mente.