¿Cómo realizar un plan estratégico de empresa paso a paso?

Si tienes una empresa o estás pensando en crear una nueva, seguramente sepas que definir la estrategia y los objetivos a los que quieres orientarla, son esenciales para llevarla a buen rumbo.

¿Cuál es la mejor forma de establecer estas pautas? Con un plan estratégico de empresa, que dibujará el lugar adonde quieres llegar.

Pero, ¿sabes cómo hacer un plan estratégico de empresa? ¿Qué puntos deben aparecer siempre en este documento? Quédate en este post para descubrir cómo hacerlo paso a paso.

Qué es un plan estratégico de empresa

Un plan estratégico de empresa es un documento en el que la compañía en cuestión refleja lo que quiere conseguir, el lugar que quiere ocupar a medio-largo plazo y los objetivos que se plantea.

En este documento, también se refleja la situación actual de la empresa, del entorno en el que se desenvuelve y de la competencia directa.

Aunque el plan estratégico de empresa lo lleven a cabo, por lo general, los puestos directivos de la misma, es muy importante contar con todos los empleados a la hora de llevarlo a cabo para obtener así el mejor resultado.

Características del plan estratégico de empresa

A la hora de realizar un buen plan estratégico de empresa, hay que tener en cuenta una serie de características básicas que deben aparecer siempre en este tipo de documentos. Han de ser:

  • Descriptivos: toda las tareas a realizar deben estar bien definidas.
  • Cuantitativos: todos los objetivos a conseguir deben poder traducirse en cifras.
  • Personalizados: las tareas han de estar asignadas a personas con nombre y apellidos.
  • Temporales: con una fecha fijada y tiempos para completar las tareas indicados.plan estratégico de empresa

Estas son las características básicas que todo modelo de plan estratégico debería tener en su estructura. En el siguiente punto pasaremos a explicar las etapas de un plan estratégico.

Etapas de un plan estratégico de empresa

Una vez que conocemos las bases fundamentales sobre las que debe asentarse todo buen plan de empresa, podemos pasar a desgranar todas las etapas que lo componen:

Objetivo: Misión, visión y valores

El desarrollo de un plan estratégico empresarial no se entiende sin un objetivo claro. Esta parte define qué quieres conseguir con tu empresa, su razón de ser y cómo pretendes llevarlo a cabo. Se resume básicamente en: Misión, Visión y Valores.

  • Misión: esta parte del plan estratégico de empresa debe responder al lugar en el que te encuentras ahora mismo y a la razón de ser de tu empresa.
  • Visión: responde a las expectativas que presentas para el futuro de tu empresa, como por ejemplo, dónde te quieres posicionar de aquí a 10 años, cómo cambiará la empresa en el futuro…
  • Valores: refleja cuál será la manera de actuar de tu empresa y cómo la describirían todos aquellos que interactúen con ella, ya sean clientes, proveedores o incluso los propios trabajadores.

Análisis de la situación: interno, externo, competencia

Una vez que tenemos el objetivo como punto principal para la elaboración del plan estratégico, debemos realizar un análisis exhaustivo de la empresa y todo aquello que le rodea, tanto factores externos como la propia competencia:

  • Análisis interno: la situación actual de la empresa debe aparecer siempre reflejada como parte del contenido del plan estratégico. Esta información nos la proporciona el análisis financiero de la misma, atendiendo a la cuenta de pérdidas y ganancias y al balance de situación.
  • Análisis externo: detalla todos aquellos factores que pueden afectar a la empresa. Para ello suele utilizarse el llamado análisis PESTEL, donde aparecen los factores Políticos, Económicos, Sociales, Tecnológicos, Ecológicos y Legales.
  • Análisis de competencia: además de elaborar un estudio financiero de las empresas de tu competencia y conocer cuál es su estrategia de marketing, deberás atender al patrón fijado por las Cinco Fuerzas de Porter, una herramienta que te ayuda a indicar de manera clara detalles de: Competidores actuales, Competidores nuevos, Proveedores, Sustitutos y Clientes.plan estratégico de empresa

Ya hemos realizado los análisis correspondientes a un buen plan estratégico de empresa, pero ahora nos queda realizar un diagnóstico adecuado.

Diagnóstico

El desarrollo del plan estratégico debe contener un diagnóstico que nos indique la situación actual de la empresa y las estrategias que tenemos que seguir. Contamos para ello con la conocida matriz DAFO-CAME, que nos ayudará a clarificar todo aquello que necesitamos:

  • DAFO: en este análisis se resumen las Debilidades, Fortalezas, Amenazas y Oportunidades de la empresa, tanto en el ámbito interno en el caso de las dos primeras, como en el externo para las dos siguientes.
  • CAME: es otro análisis que complementa al DAFO y nos arroja luz sobres las posibles estrategias a seguir, mediante las acciones de Corregir, Afrontar, Mantener y Explotar.

Una vez que hemos realizado el diagnóstico de la situación de nuestra empresa, debemos definir los objetivos y las estrategias a seguir, pues componen uno de los puntos más importantes en el contenido de un plan estratégico.

Objetivos y estrategias a seguir

Ahora que ya tenemos definidas la misión y la visión de nuestra empresa de cara al futuro, así como la situación en la que se encuentra tanto de forma interna como respecto a su competencia, podemos establecer los objetivos y la tácticas para conseguirlos.

Debemos tener muy en cuenta que para tener éxito empresarial con nuestros objetivos estratégicos, hay que prestar atención al método SMART, que clasifica dichos objetivos bajo las siguientes características:

  • Específicos: no vale divagar. Hay que tener claro lo que queremos conseguir y definirlo correctamente.
  • Medibles: si un objetivo no puede cuantificarse con cifras, no es un objetivo válido.
  • Alcanzables: debemos poner en nuestro plan estratégico de empresa objetivos que sean realmente factibles.
  • Relevantes: estos objetivos han de tener un peso importante para nuestra empresa, ya que, de lo contrario, no son objetivos reales.
  • Temporales: han de tener una fecha concreta de finalización. Un objetivo que queda en el aire, no es un objetivo válido.plan estratégico de empresa

Si queremos que nuestro plan estratégico de empresa sea realmente efectivo, debemos cumplir con los puntos que hemos establecido.

Ejecución del plan estratégico de empresa

Ha llegado el momento de materializar todos aquellos objetivos y estrategias que hemos sacado en claro tras realizar el plan estratégico de empresa.

¿Cuál suele ser la mejor forma de ejecutarlos? Además de seguir siempre con minuciosidad el método SMART en todos ellos, es muy aconsejable dividirlos en pequeñas tareas que se cumplan en plazos más cortos de tiempo.

Por tanto, si tenemos nuestros principales objetivos a medio-largo plazo, podemos establecer tareas que ayuden a cumplirlos y que cuya consecución requieran menos espacio de tiempo, es decir: mensuales, semanales o incluso diarias.

De esta forma, sabremos que vamos por el camino correcto a la hora de conseguir nuestros principales objetivos y podremos corregir a tiempo aquello que no esté dando resultado.

¿Más dudas sobre el plan estratégico de empresa?

Aquí hemos resumido cómo realizar un plan estratégico paso por paso, para que conseguir así el mayor éxito en el desarrollo de tu empresa.

Sin embargo si aún tienes dudas sobre algunos conceptos o pasos a seguir, te recordamos que en Walterman somos especialistas en consultoría estratégica, donde empleamos una metodología que garantiza el éxito.

No esperes más para llevar a tu empresa hasta lo más alto y contacta con nosotros para ayudarte a hacerlo.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

contacta con nosotros

Hey! cuéntanos tus sueños ... podemos convertirlos en realidad!

Enviando

©Walterman Consultoría Estratégica, Marketing y Comunicación

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?