>

El diseño como actividad humana que debiera hacer tangible la idea de cambio

Desgraciadamente el ser humano aún hoy no ha abandonado la definición de empleado heredada de la revolución industrial que le convirtió en un recurso más dentro de un sistema capitalista, donde se entiende a estos empleados, como parte productora y al mismo tiempo parte consumidora, donde el sistema le da unos recursos que tiene que devolver. Intrigante y malefica transformación del feudalismo. De hecho los países desarrollados en los momentos de crisis como en los que nos ha tocado vivir, subraya como fundamental entre otros aspectos dar financiación, a empresas y particulares, pero siempre con la condición de aumentar el consumo: te damos dinero pero para que lo gastes. En el momento que este consumo no se da, el sistema desaparece sin más.

El diseñador debe acoger con ilusión la tarea que le corresponde: pintar un mundo mejor. Debe hacer realidad, los sueños de todos nosotros. Debe imaginar un mundo, donde las personas pasan de ser una pieza del engranaje donde el objetivo es enriquecer a unos pocos, a ser protagonistas de sus propias vidas, en busca de su propia felicidad, felicidad que ha de darse desde la libertad real, y no la libertad que se nos vende y que no es más que una esclavitud enmascarada en un denominado estado de bienestar, que más bien debiera ser llamado estado de maltrato oculto donde los síntomas están aún por descubrirse, o a lo mejor son estos que ya estamos padeciendo (envidía, depresión, ira, egoismo …).

banner walterman

Es de obligado cumplimiento para el diseñador descubrir como se solventan los problemas en aquel lugar donde las preguntas tienen respuestas, donde la utopía se hace una realidad que beneficia a todos por igual, donde cada necesidad es compartida y resuelta teniendo en cuenta el bien común. El diseñador por el hecho de tener aquel carácter creativo tiene la no baladí obligación de construir un presente imaginando un futuro socialmente responsable.

No es que esté dibujando un escenario como el que ya pintará William Morris, fundador del movimiento Arts and Crafts, movimiento esencialmente socialista, sino que bajo esa idea utópica de la propiedad colectiva de los medios de producción, como respuesta al padecer del empleado, podría darse el camino hacía una sociedad más justa, menos estratificada, socialmente sostenible. No es la respuesta, pero si debiera diseñarse un sistema donde se compartieran objetivos de este socialismo, modelo que cumple como ningun otro concepto la definición de utopía, como construcción de un mundo desde la crítica del presente.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

contacta con nosotros

Hey! cuéntanos tus sueños ... podemos convertirlos en realidad!

Enviando

©Walterman Consultoría Estratégica, Marketing y Comunicación

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?